¡ BIENVENID@S !

¡BIENVENID@S! a mi Blog personal.

Desde aquí, espero transmitiros, todas la emociones, sentimientos, alegrías, penas y satisfacciones, que mi pluma sea capaz de plasmar sobre el folio.

Espero que os guste y al menos durante los minutos de lectura de éste, vuestras emociones, sensaciones, sean como mínimo, gratificantes y enriquecedoras.

Un abrazo.
Annia




miércoles, 6 de abril de 2011

CARTA PARA MI MADRE





A pesar de que habían pasado tantos años, en los momentos difíciles Anabel  no dejaba de echar de menos a su madre que tan tempranamente se marchó.
Ella apenas tenía once años y la prohibición a que asistiera al funeral, dejó en ella la sensación de que no se había despedido.
Ese día, el Día de la  Madre, le hubiera gustado tenerla a su lado. Sin embargo al no poder ser, dueña de una gran imaginación, decidió que haría llegar hasta ella, estuviera donde estuviera, todo su amor a través del pensamiento y una carta que desde hacía tiempo rondaba su mente. Necesitaba escribirla. Sabía que después, algo entre ellas dos quedaría zanjado, sobre todo para ella misma.
Cogió papel y empezó a escribir:

Me recuerdo en un pueblecito pequeño, a la orilla del Océano  Atlántico cuyas olas van a romper juguetonas a sus playas, San Fernando, pueblo perteneciente a Cádiz, ciudad blanca y soleada conocida con cariño por la Tácita de Plata.
Y toda mi imaginación y mis recuerdos se vuelcan en ese Mar, trayendo momentos felices de mi niñez que entre risas y cantos transcurre. Una casa baja cuyas ventanas cubiertas de celosías ponían en el ambiente, un toque de Poesías. Sombras que  mi mente llena de fantasía dibujaba caprichosas sobre la pared, donde se reflejaban juguetonas.
Recuerdos impregnados del perfume de una mujer, morena  y fuerte. Pilar de  un hogar donde el amor brotaba a raudales, entre risas y vivencias familiares.
Mi alma se emociona y suspira volviendo a ese pasado, recordando la niñez perdida, que junto al mar se ha quedado.
Y cada noche bajo la bella luz que nos regala la   Luna, mis pensamientos retornan a aquel lugar lleno de paz y sentimientos, lleno de amor y de verdad. Y el sonido del silencio se asemeja  al que tiene la brisa del Mar, que me trae  con  el  viento su voz y  su cara, llena de cálida Paz. 
Los balcones que son mis ojos en el recuerdo, la miran con ilusión, pues como átomos llenos de esperanzas forman  a mi alrededor un aura que envuelve mi sentir con su bello rostro que  dirige su mirada hacia mi.
Su mirada de ojos negros, como una noche sin Luna.
Su cara retrato de una sonrisa.
Sus cabellos negros con el azabache, con rizos como olas blancas que al  llegar a la orilla  se hacen  espuma, caen  sobre  sus  hombros cuando camina.
Hombros que llevan sobre ellos el peso de un hogar, donde seis flores palpitantes de vida día a día van abriendo sus pétalos, dirigidos hacia la luz que en ella está.
Se miran en esta esperando que la sabiduría que te rodea, les dirija por el camino de la vida, lleno de piedras que tienen que ir apartando con sus manos firmes y seguras. Manos que ella va guiando. Camino lleno de flores variadas que en el aire depositan  sus  aromas para embriagando sus sentidos aprender que en este hay luces y hay sombras hay rosas y cardos, hay  en  definitiva  olores  que  aspiran  y aprenden a valorar.
Tu recuerdo  es  como  el emblema de mi vida, mujer echa Poesía dentro de mi imaginación. Eres como un tesoro dentro de mí, que me inspira una cadena de sentimientos enlazados a estos recuerdos.
Como el néctar más exquisito, que guardado  en mi corazón, voy saboreando día a día, gota a gota y embriagándome  con  su sabor, voy dando pasos por la vida, que un día me regalaste con tanta ilusión.
Me dejaste madre mía, todo esto que se  aposentó en mi alma y con ello tu valentía, tu ejemplo al verte pisar el camino que te toco andar, lleno de batallas personales que ibas ganando una a una, con tu amor, tu alegría, tus esperanzas, tus ganas de vivir a esa vida. La misma vida que un día, te arrebató de mi lado, con la crueldad y el desasosiego que niña cuando la muerte llega lentamente.
Dama invisible que a cada uno, nos asecha en cada momento, esperando que el reloj de la vida, le diga que ponga su mano sobre nosotros y duerma con sueño eterno, todo lo que en el ser habita.
Dama que vino a arrancarte sin piedad de nuestro lado, a ti que eras lo que más amábamos y admirábamos.
Pero no pudo contigo, solo tu cuerpo durmió, tu alma, tú, Poesía echa mujer, en el viento quedó , como la dulce nota de un laúd que suena llevando su melodía, hasta mis manos que aquí escriben lo que tú para mi siempre serias, el blanco Nardo que cada día, haces que su perfume aliente mis sentidos ante la vida donde tú me pusiste un día diciéndome:

¡Hija camina . Yo siempre  estaré a tu lado  aunque  sea en tus Poesías, gracias madre por ser como fuiste y eres, dentro de mi y mis Poesías  por volar sobre mi vida, desde ese cielo azul, donde debes de estar tú mirándome cada día.
Te digo como dijo Bécquer un día:
Podrá nublarse el sol eternamente.
Podrá secarse en un instante el Mar.
Podrá romperse el eje de la tierra.
como un débil Cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la  Muerte
cubrirse con su fúnebre crespón,
pero jamás en mí podrá apagarse,
la llama de tu Amor !
Sigue iluminando mi vida Madre, pues yo tu hija, necesito esa Luz, no la apagues  nunca, deja que desde hay arriba, caiga sobre mis ojos que con ella brillan. Y  escucha  esta carta, desde donde estés, dirigida a ti, mi mejor poesía, que pusiste en mi  corazón, la mejor fragancia, la del amor.
Es mi forma de agradecerte este don que es la vida, que un día con dolor y alegría me regalaste para poder aprender de tu belleza y valía.
Y en mi largo caminar, te pido madre mía, que camines junto a mi, sobre la nube azul desde donde me miras tu.
Siempre te quiso y te querrá, esta que aquí abajo, en ti confía.
Siempre.
                                      Tu hija.

La quiso y la quería y después de terminar su carta, Anabel supo que no había nunca despedida, su corazón quedó en paz y sus pensamientos llenos de contento.


                        

3 comentarios:

Lunay dijo...

Me ha emocionado leer tu carta....¡cuántos recuerdos me ha traído!

Un beso enorme y ....seguiré tu Blog....ya lo creo.

Annia Mancheño García dijo...

Gracias preciosa...¡ Fueron unas noches emocionantes, llenas de sentimientos, música y poesías!

leman dijo...

Gracias mama por darme esta hermana, que aunque cerca la tengo tan cerca y porque tiene en el alma el encanto que refleja en sus escritos. Gracias madre. Te quiero hermanita.